martes, 27 de enero de 2015

Sin saber exactamente por qué es un peligro para la salud de tu bebé, habrá quien te recomiende deshacerte de tu compañero felino en cuanto se entera de que estás embarazada.

Este es otro de los mitos que rodean al embarazo. La realidad es que tu minino es totalmente inofensivo; no lo es, sin embargo, el parásito que puede estar presente  en sus heces: el toxoplasma gondii.



Este artículo lo escribí como colaboración en el blog Mamá y Maestra, si quieres leerlo completo puedes buscarlo aquí.