viernes, 8 de marzo de 2013

¿Por qué necesitas una doula?



Yo, desde luego, daría cualquier cosa por repetir la experiencia de mi primer parto y tener a mi lado a una doula. Tuve un parto totalmente respetado, me acompañaron mi pareja y mi madre, no sufrí ningún tipo de intervención, cuando nació mi hija la pusieron en mis brazos y le di el pecho en la primera hora de vida. Y, entonces, ¿por qué digo que me hizo falta una doula si me fue tan bien? Simple y sencillamente porque no conseguí relajarme ni un instante desde que sentí la primera contracción hasta que nació mi bebé y el recuerdo que tengo es del dolor, del cansancio, de los gritos…
Si hubiera tenido una doula a mi lado, el recuerdo que tengo del día maravilloso en el que me convertí en madre sería mucho más dulce, más amable, más real.
Durante el parto, como ya he comentado antes, hay muchos sentimientos encontrados, pasamos de la euforia al miedo, de la fuerza al cansancio, del dolor a la expectación y todo eso es normal pero no es algo a lo que estemos acostumbradas (aunque con los hijos nos vamos acostumbrando a parecer locas, para qué negarlo).
La doula no es tu madre, no es tu hermana, no es tu amiga (o tal vez sí, pero en ese momento se establecerá una relación muy distinta), ni es el padre de tu bebé. No tienes que impresionarla, ni intentar no preocuparla, ni intentar ser fuerte, ni tener ningún tipo de vergüenza. La doula es una mujer que sabe, desde un punto neutral y profesional, exactamente por lo que estás pasando. Ella está ahí para que tú te sientas bien, para asegurarte que todo es normal, para darse cuenta cuando algo te molesta y sugerirte posturas, movimientos y otras soluciones que te ayuden a ir pasando por tu proceso de la mejor manera posible. Además, la doula con sus conocimientos y con su trato hace que las demás personas que te acompañan se sientan también reconfortadas, las libra de la responsabilidad de consolarte o tranquilizarte (especialmente cuando ellos tampoco se sienten tranquilos) y les da la oportunidad de estar contigo, de darte amor y de disfrutar más de la experiencia. 
Si pares en un hospital, la doula puede explicarte cada uno de los procedimientos médicos para que estés tranquila. Te tratará con cariño y será empática y no te sentirás tan sola y ajena en un ambiente extraño en el que el resto del personal está haciendo su trabajo y no puede ponerte atención.
La doula sabrá cuándo retirarse para que estés con tu pareja, con otro acompañante o sola y también sabrá cuándo hay que acercarse y ofrecer apoyo. Una vez que tu parto acabe se quedará a tu lado si lo necesitas o se retirará para que disfrutes de tu nueva familia.
Por otro lado, está comprobado que el acompañamiento que otorgan las doulas en los hospitales reduce significativamente el tiempo del parto, las solicitudes de anestesia, la necesidad de procedimientos médicos y de cesáreas.
En muchas situaciones hospitalarias el personal médico separa a la madre del bebé para medirlo, pesarlo, registrar el resultado del examen de APGAR, limpiarlo, etc. El padre suele acompañar al bebé y la madre se queda sola algunos minutos. Una doula estará a tu lado y te dirá lo que está pasando para que la espera no se haga larga.
Si yo hubiera tenido una doula en mi primer parto no sentiría a veces que grité demasiado, que me porté mal, que exageré, que no disfruté. Mi doula se habría encargado de organizar bien los recuerdos del parto, que suelen ser tan caóticos, y habría puesto las cosas en perspectiva. Muchas de las depresiones posparto resultan, en parte, de la decepción que las madres sienten después del parto, especialmente si estuvo muy alejado de lo que habían planeado. Una doula puede ayudarte a que esto no te suceda y a que puedas recordar la experiencia con más amor. 
Si te interesa aprender más sobre el trabajo de las doulas no dejes de ver el documental Doula! (pronto estará también con subtítulos en español). Te dejo aquí el tráiler, desde aquí lo puedes rentar o comprar: Doula!
¿Cómo recuerdas tú el parto? ¿Tuviste una doula a tu lado?, cuéntanos tu experiencia. ¿Estás embarazada y empiezas a considerar tus opciones para el parto, qué opinas de contratar una doula? 

0 comentarios:

Publicar un comentario