miércoles, 28 de agosto de 2013

Pan de plátano sin harina ni azúcar

Hace mucho que quería subir esta receta pero hasta hoy tuve tiempo de hacer el video. ¿Por qué la pongo? Por una lado porque es deliciosa, saludable y a los niños les encanta y, por otro, porque es una receta que pueden comer de vez en cuando (como todos los antojos) las mamás (y todas las personas) que están dejando de lado las harinas, los azúcares y los lácteos para combatir la candidiasis.



Resulta que parece que de un tiempo para acá, el problema de las cándidas durante la lactancia se agrava. Hay mamás que a los poquísimos días de amamantar a su bebé empiezan a sentir las molestias que ocasiona la infección por este hongo (Cándida Albicans).

Muchas veces, es difícil de distinguir si hay cándidas si la mamá además tiene problemas con la postura del bebé y le han salido grietas. Como las sensaciones del principio de la lactancia para las mamás primerizas son totalmente desconocidas simplemente sienten dolor y no pueden determinar la causa. Es más sencillo identificar el hongo si las molestias aparecen meses después de haber tenido una lactancia cómoda.

La Cándida Albicans es un organismo que vive normalmente en nuestro cuerpo. Así que, es seguro decir que, en realidad, no se trata de una infección sino de un desequilibrio, de una proliferación excesiva de este hongo.

A diferencia del dolor que producen las grietas por la mala postura del bebé al pecho, con las cándidas, las madres describen el dolor como "fuego líquido". Un dolor que recorre todo el seno desde dentro y que en ocasiones persiste aun cuando se ha terminado de amamantar al bebé. En ocasiones se distingue porque los pezones se notan descoloridos o tienen un aspecto rosáceo brillante.

Lo primero que hay que hacer, además de consultar a un asesor de lactancia o a un médico informado sobre la lactancia materna, para determinar si necesitas un tratamiento antimicótico, es intentar que el cuerpo vuelva a su equilibrio para controlar el hongo. Este hongo se alimenta de
azúcar, carbohidratos y comidas fermentadas. Y es posible que si lo tienes en los senos, esté también en la vagina y en los intestinos, y muchas veces se observa como manchitas blancas dentro de la boca del bebé. Por lo tanto, lo más inmediato y natural que puedes hacer en casa es limitar el consumo de azúcar (incluida la de la fruta), harinas refinadas, alimentos con levadura (como el vinagre, la cerveza o la salsa de soya), los lácteos y la cafeína. Si matas de hambre al hongo, este vuelve a estar bajo control y le das la oportunidad a tu cuerpo de luchar con sus propias armas.

Como verás, hay que eliminar muchísimas cosas de la dieta y la ansiedad que ocasiona ponerse a dieta, aunada al puerperio y a los cambios en la rutina familiar puede ser devastadora.

Por eso propongo esta receta, para ayudar a las mamás a pasar esos días sin sentir tanta ansiedad y poder darse un gusto. Obviamente, al estar hecha de plátano y contener una cucharada de miel, esta receta no está libre de azúcares y carbohidratos. Sin embargo, sus ingredientes son mucho más nutritivos, que, digamos, comerse una dona de chocolate (llena de azúcar y harina refinadas y de levadura) o un pan comercial o galleta con mermelada.



Espero que la disfruten, aquí dejo el enlace del video otra vez. Cuéntenme qué tal les salió.



0 comentarios:

Publicar un comentario